Prevención de fallas: primera opción en sistemas eléctricos

Prevención de fallas: primera opción en sistemas eléctricos

Algo que es de común información es que la energía eléctrica se produce en centrales de diferentes tipos, bien sea de forma termina, hidráulica, nuclear o ya las famosas energías alternativas; la electricidad se transporta a través de las líneas de alta tensión desde las centrales hasta nuestras casas, pero de la gran instalación eléctrica donde su función es transformar la electricidad esta se traslada mediante las líneas de media tensión a pequeñas subestaciones transformadores que hay localizadas en los diferentes centros urbanos; en dichas subestaciones la corriente se transforma nuevamente y así pasa a ser corriente de baja tensión que es la que tenemos en nuestras casas.

Esta electricidad es la que se conoce como corriente alterna, donde este tipo de corriente cambia periódicamente de intensidad y de sentido a través del tiempo; en todas las instalaciones eléctricas con respecto a las redes optan por producir y distribuir la electricidad en forma de corriente alterna ya que esta mantiene considerables ventajas con respecto a la corriente continua. Todos estos sistemas deben contar con un óptimo mantenimiento de las instalaciones eléctricas, de manera tal que se debe probar constantemente su oportuna puesta en funcionamiento con los requerimientos mínimos establecidos.

El mantenimiento de las instalaciones eléctricas debe realizarse mediante un plan preventivo que puede estar diseñado de una manera simple como lo es hacer y revisar el inventario de todos los artefactos eléctricos donde de ser necesario se realizara el cambio de dichos artefactos de acuerdo al programa de renovación previamente desarrollado, siempre se debe realizar una evaluación exhaustiva y bien detallada del consumo eléctrico y de esta manera identificar los consumos excesivos de energía eléctrica en puntos específicos donde dicho consumo está por encima del tope promedio y evitar las sobrecargas; dado este caso también se tiene que efectuar una evaluación detallada de los artefactos en el sistema dañados y el posterior cambio inmediato de las piezas dañadas de ser necesario, al menos que tenga un daño leve y se pueda reparar; al mismo tiempo realizar una programación para el cambio de los artefactos eléctricos que puedan resultar afectados, y esto realizarlo mientras las instalaciones eléctricas están en revisión y no haya suministro de energía eléctrica.